h1

Sobre Rubén Barbieri

agosto 4, 06

“Me llamo Rubén Barbieri”, dijo, “soy trompetista, y tengo ganas de tocar”. Así se presentó una noche en el Café Miró. Me esperaba sentado en una mesa, solo con su estuche. Algo había oído hablar de ese lugar en donde estaban tocando los jóvenes y allí estaba.
Recién pudimos programar conciertos un par de años después, ya en el Jazz Club. “Nosotros no ensayamos con los muchachos (Hernán Merlo en contrabajo y Armando Alonso en guitarra), conversamos en el bar de la esquina antes de tocar, hablamos de la música”, me avisaba. Llegaba feliz por la cita, se tomaba un whisky, y rememoraba otras noches de otros clubes de jazz. En uno de esos conciertos, bajo la luz azul, el aire se detuvo para adecuarse a la música. Bajó contento del estrado. “Hoy hubiera estado bárbaro grabar”, decíamos todos.
Con todo, tuvo sus pequeñas revanchas, sabiéndose por fuera, y por siempre, del mainstream. Hace tres años fue nominado al Premio Clarín como figura del jazz (lo que no alcanzaba para hacerle justicia) y el año pasado Melopea reeditó material suyo en el álbum “Radio Auditions y El perseguidor”. Recordaba también, orgulloso, cuando en la última visita de su hermano a Buenos Aires el Gato lo invitó a compartir escenario y fue recibido por el público con una ovación.
Le gustaba conversar. Cada vez que lo llamaba podíamos hablar un largo rato, él contando anécdotas del Bop Club, de Sandro, de su hermano, y yo escuchaba, admirada.
Tuve la fortuna de haber podido ofrecerle algunos de sus últimos y mejores conciertos. “Si vos me llamás yo voy”, me decía. Sí, fortuna y privilegio.
Quiso el azar que apenas ayer me enterara de su muerte, luego de toparme con la nota que sigue. Al margen de algunas imprecisiones tomadas del diario (ay, caracho, el jazz también tiene archivo!) lo pinta a Rubén tal como era, en todo su recorrido.
Salud, entonces! Los ángeles tienen ahora a alguien más que los acompañe en la trompeta.

El adiós a Rubén Barbieri

Johnny Mandel, que acaba de obtener el Oscar a la mejor canción original por “La sombra de tu sonrisa” (1965), realiza una gira por nuestro país. En el concierto, la interpretación del tema laureado, recibe una ovación. Mandel llama al solista de trompeta al proscenio para participar del saludo, rindiendo homenaje, él también, a Rubén Barbieri(1), excepcional instrumentista argentino que el 17 de marzo pasado, imprevistamente, cesó de entregarnos su talento.
Habían transcurrido algo más de 77 años de su nacimiento, en Rosario de Santa Fe, el 12 de diciembre de 1928, cuando llegó a alegrar el hogar de Vicente Antonio Barbieri y Adalcinda Rosa Gimello.
Todavía, obviamente, no podía suponerse que llegaría a ser el arreglador, director, compositor y referente obligado del jazz argentino que luego se conjugaría en este gran instrumentista.
Cuatro años más tarde la familia recibiría a su hermano, el saxofonista Leandro José, mundialmente conocido como el “Gato” Barbieri(2), y en la década siguiente a Raquel(3), luego prestigiosa pianista. Ellos, su hermano de crianza, el compositor y cantante Juan José Gimello(4) –primera voz de “Pomada”– y su compañera espiritual de toda la vida, la periodista Felisa Pinto, sobreviven al talentoso músico.
Rubén había iniciado sus estudios musicales en la escuela rosarina “Infancia Desvalida”, bajo la dirección del maestro y compositor Alfredo Serafino, quien antes de pasarlo a la trompeta lo hizo estudiar durante un año el genis, instrumento con la tonalidad y digitación de la trompeta –pero de acompañamiento– y que, al igual que el bombardino, se emplea para tocar el contracanto. Los maestros Conti y Salvador Isidoro Ladaga –contrabajista de la Orquesta Sinfónica Nacional–, quien lo pulió en el arte del solfeo, fueron sus guías en aquellos estudios iniciales.
En plena adolescencia tocó con Adolfo de los Santos, orquesta rosarina profesional donde tuvo por compañeros a los trompetistas Tomás Lepere y Rafael Morelli. Con esa formación lo oyó tocar en Resistencia, Chaco, René Cóspito, quien al tiempo lo convocó para actuar con él en Buenos Aires como primera trompeta, luego de lo cual integró orquestas como la del saxofonista José Carlos Castro “Castrito”, la de Roberto Cesari y “Los Estudiantes”, conjunto que dejó estando en Chile.
Luego de su paso por Perú, en Colombia estuvo con Xavier Cugat y Abe Lane. Actuó con “HamiltonVarela”, formación de Ken Hamilton (Bernardo Noriega) y Dante Varela. Fue convocado por el gran uruguayo Luis Rolero (José Anselmo Rolero) y su esposa la cantante Helen Jackson (Minerva Sánchez). Estuvo con Kiko Caraza. Junto a su hermano actuó en la orquesta de Lalo Schifrin, época en que las encuestas lo ubicaron como solista favorito. Convocado por el clarinetista Luis Horacio “Chivo” Borraro, integró la Orquesta All Stars, del Bop Club Argentino. Junto a su hermano Leandro (“Gato”), Chico Novarro (Bernardo Mitnik) y Santiago Giacobbe fundó la agrupación “Nuevo Jazz”, de actuación en el Instituto de Arte Moderno y en el Teatro Fray Mocho. Con el guitarrista Rodolfo Carlos Alchourrón, el contrabajista “Negro” González y el baterista Norberto Minichillo conformó en los años 60 un cuarteto con una calidad hoy añorada. Formó parte de “La Banda Elástica”. Hizo la música de la película “El perseguidor”, de Osías Wilensky. En sus últimos años se presentó en el Café Mozart y en el Paseo La Plaza, con Facundo Bergalli en guitarra, Adalberto Cevasco en bajo y Minichillo en el ritmo. En 2001 y 2002 tocó a dúo con el guitarrista Amado Alonso en memorables conciertos auspiciados por la Fundación Konex.
Litto Nebbia rescató presentaciones radiales suyas de los años 60, y las editó en CD como “Rubén Barbieri radio auditions & El perseguidor”. Gremialista y periodista, en el campo societario se destacó su actuación en distintos períodos como presidente del SADEM (Sindicato Argentino de Músicos), gremio en el cual junto a quien esto reseña fue uno de los fundadores del Movimiento “Pro Unidad”, cuyo órgano de prensa fuera “El Metrónomo” (el tempo en músicos).
Rubén Barbieri no jugó al arte por el arte. Por lo contrario: desde el arte apostó a la vida, y en esa apuesta jugó todas sus fuerzas a lo nuevo. El tango no le era ajeno. Nos hizo conocer el aporte a este género musical proveniente de las formaciones de viento de la década del 20, y en ese sentido dio a conocer públicamente su observación sobre la afinidad en el concepto de orquesta de baile de dos grandes como lo fueron Osvaldo Pugliese y Count Basie. Fue impulsor de “Legistango” –ciclo que tengo el honor de dirigir–, presentado en la Legislatura porteña por el diputado Miguel Talento.
Compartió pláticas de análisis y mesas de camaradería con los integrantes de la agrupación “Baires Popular”, a la cual apoyó entusiastamente, hasta que, repentinamente, este grande de la música nos dejó con un final… fuera de programa.

Mario Valdéz

Más información sobre Rubén en “El Mono, el Chivo, y el hermano del Gato, la experiencia moderna del jazz de los sesenta en Buenos Aires”, ponencia presentada en las VII Jornadas de Sociología de la UBA, noviembre de 2007. Para ver el artículo, click aquí.
Anuncios

6 comentarios

  1. me gustaria recibir comentarios y concejos de trompetistas profecionales pues estoy enpesando a estudiar la trompeta.


  2. Mi querido y recordado Amigo trompetista Ruben, gran musico con un estilo y sonido muy lindo en la trompeta y con fraces boperas inesperadas y muy profundas nos hacia disfrutar de esta musica de Jazz. Lo vi por 1ra vez con su hermano Leandro en el Bop Club Argentino donde yo hera el Secretario. Y siempre fui su admirador.Ahora se reunira con todos los famosos en ese lugar sagrado.
    Hugo Feliu (USA)


  3. Rubén era el Chet Baker argentino


  4. estoy empezando a leerlos. por ahora buen camino. aclaren quien es el varela del duo hamilton – varela muchos creen que es rene varela de varela varelita –
    comenten que el trombonista Pataro copiaba muy bien a
    Elmo Taner de la orchestra de ted wems. los seguire viendo. saludos a todos


  5. Ya están hechas las aclaraciones con tu comentario. Gracias!


  6. […] con otra tanda: Tommy y Stanley Turrentine; Randy Brecker yMichael Brecker; el trompetista Rubén Barbieri que era hermano del saxofonista Gato Barbieri; Marck Johnson que acompañó a Geri Allen y tocó […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: