h1

Sobre el cierre de clubes de jazz

septiembre 9, 06

En el boletín electrónico de la semana pasada de Contacto Jazz un subtítulo rezaba: “Quedan pocos pero los mejores” (epa… ¿hay una pequeña celebración ahí, o es un desliz del autor?).
También, en una entrevista a Ernesto Jodos publicada en la revista virtual El Intruso se menciona al tema.
Reproduzco:
“…
Ernesto Jodos: Hay que agitar un poquito… ya son varios los lugares cerrados… Virasoro, La Revuelta, el Jazz Club, ahora Thelonious… la Municipalidad ya ha cerrado varios… ¿para qué poner una carrera de jazz en los conservatorios? Encima que no apoyan a los clubes después van y los cierran…
Repregunta:
¿No será que los dueños de los clubes también dejan los resquicios para que después…?
…”

Dejé caer en los foros de la página mi opinión:
“O sea, para tener un club de jazz, además de criterio artístico, habilidad comercial, observancia de reglamentaciones (comerciales, habilitaciones, impuestos, etc.), capacidad de difusión, imaginación para sobrellevar las mil y una restricciones etc., tenés que ponerle onda y además, si podés, hacerlo rentable (sino te fundís, literalmente). Como se sabe, el jazz no es amigo de las masas (no de las que se comen, las otras, y bendito por ello), así que las probabilidades de éxito se reducen.”
“Sí, si tuviera una próxima oportunidad (cosa que no creo), no voy a olvidar el asunto de los resquicios, porque la culpa del cierre de los clubes pareciera ser de los mismos clubes.
Oia! además masoquistas…”

Anuncios

6 comentarios

  1. Yo creo, humildemente, que se dan varios puntos convergentes, haciendo muy difícil la continuidad de los clubes de jazz. Entre tantos, creo que hace un buen tiempo, el péndulo se está inclinando a espacios habitualmente ajenos a esta música, como los hoteles de lujo, al menos no teníamos aquí lo que en Estados Unidos fue un boom en algún momento. Estos lugares están siendo cada vez más y más, no creo que este mal, mientras “más” sea mejor, pero si respetamos a los músicos y a como se interpreta su música, algo que deja hasta el momento un poquito que desear en estos sitios.
    Otro inquietante asunto es que la economía no está tan bien como parece, y eso produce cimbronazos en el sistema de clubes.
    De todas maneras, y como tema de fondo, también está lo que reciben los músicos, yo creo que es en general lamentable el trato que reciben de muchos de los clubes, y no habló sólo de lo económico, por supuesto no de todos.
    Recuerdo un e-mail de hace un buen tiempo de Marcelo Moguilevsky sobre realizar un replanteo relacionado con la necesaria y desgastada unidad “músico – clubes”, cuando me refiero a clubes hablo en general de todos aquellos en donde hay jazz, no me limito a los que se llaman “club tal o cual”. Aunque la idea de Marcelo Moguilevsky iba más allá, tratando de abrir un debate, que como tantos en nuestra sociedad, sería sumamente útil.


  2. SIMPLEMENTE EL JAZZ EN LOS CLUBES NO ES RENTABLE Y LISTO. ES UNA BUENA OPORTUNIDAD PARA VOLVER A LA ESCUCHA ATENTA CON LOS DISCOS DE UNO… EL AMBIENTE SOBRA.


  3. Parkeriano, ahí hay un punto. Si la actividad es tomada como comercial tenemos el problema de su falta de rentabilidad (un intento es el de los hoteles de lujo a los que hace mención Federico en el comentario anterior, pero vamos, de club de jazz nada). Si la tomamos como actividad cultural no existen las condiciones para desarrollarla como tal. Ahora bien, ¿cómo se produce jazz sino es en vivo? ¿No son acaso constitutivas de esta música la improvisación, las versiones, la interacción entre músicos? ¿No son los discos expresión de lo que se ha tocado, al menos acá en Argentina, en donde no hay productores que encarguen discos a los músicos?
    ¿Qué queda, tocar una vez por año en el Festival, y para turistas adinerados?
    Parecería haber una cierta paradoja en el promocionado “boom” del jazz argentino, sólo útil para unos pocos pero inconsistente a la hora de apoyar la actividad artística.
    Federico: recuerdo lo de Moguilevsky, estaba bueno, ¿no lo tendrás a mano para reproducirlo?


  4. Entiendo que en un país con tantas carencias graves es casi un despropósito lo que voy a decir, pero que tal cierto apoyo, económico, y por supuesto un mayor soporte cultural, de parte del Estado.
    En cuanto a la nota de Marcelo Moguilevsky la tengo acá nomás.


  5. Entiendo que el jazz es por sobre todas las cosas musica en vivo… se podran hacer excelentes discos en estudio, pero lo que surge en un club, el ida y vuelta el disco no lo refleja.
    Gobierno de la Ciudad, dueños de clubes, musicos. Tres sectores que tendrian que sentarse a conversar para revertir esta situacion, creo que pasa por ellos…


  6. Entre los ruidos molestos, el hambre de popularidad y la ignorancia, estan los dueños de los locales que sino se vuelcan a algun grupusculo seudo rockero, estan con la danza “tropical” o bien ahora se hacen tangueros cuando muchos no lo eran antes,aprovechando las oleadas de turistas para hacer guita facil.Es una lastima que pais que tiene mejores musicos de latinoamerica no tenga mas lugares para ese sentimiento llamado JAZZ.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: