h1

Identidad, “Jazz Argentino” y van… – por Berenice Corti

octubre 3, 06

Bueno, ahora sí dejo algunas ideas propias sobre el tema. ¿Es dable negar la existencia de un jazz argentino cuando hay músicos que dicen hacerlo? ¿Qué relevancia tendría la utilización de esta categoría en la constitución de la identidad? ¿De qué manera participan los componentes simbólicos culturales en el discurso musical?

“… Sin la pretensión de agotar todas las posibilidades o completar los estudios en torno a lo que se ha dado en llamar “jazz argentino” –equívocamente para algunos, o categoría dinámica en construcción, según nuestra hipótesis-, este trabajo se aboca a explorar aquello que se ha dicho y dice de la música -paralelamente a la producción de la obra -, y, por otra parte, cuál es la pertinencia del concepto de identidad en su generación/producción. También se propondrá identificar algunos de los elementos que intervienen en el proceso de producción de sentido en músicas que, a priori, podrían ser sus exponentes, y se preguntará sobre su supuesto carácter novedoso.
Nuestra investigación se completará con el análisis de obras de tres proyectos jazzísticos locales contrastadas con entrevistas ya realizadas a sus autores, lo que formará parte de un próximo artículo…”

VER MAS

Y también, Algo más sobre identidad y jazz

Una versión más acabada y actual de estos asuntos en Hacia un “Jazz Argentino”: Identidad, relocalización y discurso

27 comentarios

  1. Pertenecer a un grupo cultural determinado sin duda influye sobre los aspectos de desarrollo de un individuo, y eso incluye los procesos creativos. Ahora, hay una vieja pregunta: ¿existe una diferenciación absoluta qué determine a “lo Argentino”?
    Tomemos un ejemplo concreto. Sin duda Pepi Taveira (músico excelente, percusionista y baterista) se nutre de diversos elementos de la música folklórica (¿la llamamos étnica?), pero es discutible si tan sólo eso lo convierte en un “jazz argentino”, ¿o acaso cuándo Dizzy Gillespie se valía de escalas musicales egipcias hacia “jazz egipcio”?
    Por un lado esta la pertenencia cultural del artista, su entorno étnico y social, pero eso no quiere decir que lo lleve a la creación de manera directa. Otro ejemplo, la impecable Mariano Otero Orquesta, claramente en la línea de los viejos “workshops” de Charlie Mingus, o los más novedosos ensambles de Dave Holland, son todos músicos argentinos aquellos que forman parte de la banda, pero desarrollan un lenguaje desligado de su contexto “étnico y social” para referir a la tradición jazzística norteamericana.
    Yo no veo suficientes elementos para definir a un “jazz Argentino”, sin duda muchos músicos aportan elementos culturales “autóctonos” a sus creaciones, pero el sólo hecho de nacer en un ámbito geográfico determinado no da carácter a una corriente artística. Por ahora eso se me va ocurriendo.


  2. Coincido con vos en muchos aspectos. Ni la utilización de determinados elementos ni pertenecer a determinada nacionalidad garantiza la creación de un estilo específico. También tenemos el problema de poder determinar que sería “lo argentino”, cuestión desde mi punto de vista insoluble. Lo que rescato, y trato de argumentar en el artículo, es que en la actualidad grupos que aún presentando características tan disímiles como los que vos nombrás producen una música de ruptura con la tradición jazzística en el país (por diversas razones), y que se reconocen como parte de una generación. Esa música funciona sobre un mecanismo de apropiación intencionada del lenguaje para reconvertirlo en canal de la propia expresión, con elementos propios. Muchos de esos grupos se autodenominan de “jazz argentino”. Su existencia tendría valor en el campo simbólico, lo cual no deja de ser interesante en relación a lo cultural de la música.


  3. Muchas veces se bromea con el asunto del “ser nacional”, creo que se bromea como en esos casos en que no se sabe que decir, y uno sonríe tontamente, aunque en este caso probablemente no exista una sola respuesta, sino miles.
    En cuanto a que las nuevas generaciones se auto denominen cultores del “jazz Argentino”, es algo habitual en muchas rupturas estéticas, para hacer “visible” el quiebre se lo exterioriza mediante una “etiqueta” o “denominación”, es símbolo pero no representa una profunda raíz cultural que cambie el origen, en este caso del jazz. Es más superficie que profundidad.


  4. Federico:
    siempre están muy buenos tus comentarios porque me obligan (en un sentido positivo) a profundizar un poco más el tema del que se trate.
    Con respecto al de más arriba, coincido en que denominarse parte de un “jazz argentino” implicaría una operación de significación para diferenciar los unos de los otros, los propios y los ajenos, los de adentro y los de afuera, etc.
    Si estéticamente no resulta en la creación de algo nuevo (cosa que todavía no me apresuraría a negar, ya que estamos hablando de músicos contemporáneos, y habría mucho que estudiar aún lo actual), sí creo que el símbolo construye, por ahí no una nueva música, o nuevo jazz, o qué, pero sí identidad, política, o nuevas visiones culturales (que por otra parte, son, a su vez, símbolos).


  5. El proceso creativo es un acto de afirmación de la identidad, eso no creo dudarlo. Por mi parte, entiendo que algunos músicos locales producen un lenguaje más rico, y por lo tanto más nuevo, aunque no sea 100% novedoso.
    Toda construcción resulta en un símbolo final, a veces más enigmático, otras más accesible.


  6. Estamos de acuerdo. Por otra parte, es interesante que ésto se esté dando en el jazz y no en el tango (que nadie negaría como ajeno a nuestra identidad). En una de ésas el jazz tiene más que ver con nosotros de lo que suponemos. Algo así se desprende, por ejemplo, de la lectura de Jazz al Sur, de Sergio Pujol.


  7. Creo que el jazz es “tramposo”, me refiero a “tramposo” en un buen sentido, pues la libertad, que es inherente al género, lleva a pensar que pertenece a cada sitio en el que se ejecuta.


  8. O que pertenece a QUIEN lo ejecuta, no tanto al sitio, lo que lo llevaría, en el acto creativo, a definir su lugar en el mundo, es decir, producir su identidad…


  9. No quería “jugar” con el lenguaje, pero así salió.
    Un sitio, lugar, es la suma de varias identidades, geográficas, políticas, históricas, y por supuesto humanas.El proceso creativo puede ser “unitario”, o “colectivo”, depende del creador, o creadores.


  10. Más que denominaciones a cerca del jazz argentino creo que existe jazz interpretado por argentinos.
    Creo que el género excede a la prcedencia.


  11. Por supuesto que el género precede a cualquier discusión sobre identidad, pero además de argentinos que interpretan jazz, hay jazz creado en Argentina por argentinos, en un proceso diferenciado del existente décadas atrás, más allá de cualquier denominación que nos pueda gustar más o menos. Me explayo más en el artículo.


  12. Con todo respeto fue mi comentario anterior, lei detenidamente su artículo y coincido.
    Es posible encontrar una arista a este desenvolvimiento de producción argentina en jazz en la difusión, por ejemplo la radio, como aparato popular?
    Le pregunto esto porque también los principantes escuchas de este género tenemos la impresión de se excluidos por cierto orden elitista reinante.
    Le cuento que estoy ideando un proyecto para presentar como trabajo final de mi carrera.
    Este blog me ha sido de gran utilidad para disipar qué trabajar.


  13. Descuento el respeto, no te preocupes. Con respecto al “orden elitista” coincido plenamente, algo de eso escribí en “No hay lugares…” Las razones son varias, lo cierto es que se ha agudizado en los últimos tiempos, y atenta contra una mejor y más amplia difusión del jazz, por decirlo de alguna manera.
    No comprendo del todo la cuestión de la radio que planteás, quisieras ampliarlo?
    Con respecto a lo último, el tema de identidad del jazz argentino fue mi tesis de licenciatura, que por razones obvias no puedo publicar acá, al menos por ahora. Si querés seguimos el contacto vía mail, me interesa mucho conversar con gente que tiene similares preocupaciones a la mía.


  14. Gracias por tu contestación. Cuando me refiero al tema de la radio, lo hago con la intención de encontrar quizas alli, un lugar de difusión del jazz, en mi ciudad,Córdoba, existen radios donde este tipo de programas carecen de elementos atractivos para captar el interes del oyente, convirtiendose en una mera recopilación de datos, los cuales no es que carecen de interes, pero mi objetivo es encontrar la manera de difundir, para contagiar cierto entusiasmo hacia este estilo de música.
    Me interesaría ampliar mis conocimientos contigo y contactarme via e-mail.
    Gracias.


  15. Bueno, va cayendo gente al baile, un año y medio desde que fue escrito el artículo, pero lo importante es ser, no parecer…
    La difusión del jazz, y creo que incluiría a muchos otros géneros musicales y formas artísticas, no tiene canales de difusión, especialmente cuando pretenden hacer pensar y no amoldarse a los esquemas cerrados y torpes, creo que sólo internet va quedando, como alguna forma de refugio, pero por lo demás es sumamente triste el panorama, ni hablar de sitios para tocar, en este momento creo que sólo Virasoro Bar y Thelonious Club (en Argentina) han resistido el embate, aunque particularmente me parece mucho más interesante lo que se programa en Virasoro.
    La mirada, triste, y mucho.


  16. Elena: mi mail está publicado en el Perfil de este blog. Con gusto te ayudo en lo que pueda, y contame cómo va ese proyecto de radio. Hay un proyecto interesante que es el de Holojazz, de Radio Universidad de Chile, en donde participo como columnista. Allí no sólo se difunde música, sino que también se debate y profundiza, incluyendo aspectos estéticos, sociales y políticos, según la emisión. Escuchalo alguna vez (están disponibles emisiones anteriores en línea).
    Hola Federico! Un gusto que te hayas dado una vuelta, te seguimos esperando en tu blog. Veo tu pesimismo y lo entiendo, pero no lo comparto del todo ya que por naturaleza pienso que siempre se puede hacer algo. Por mi parte, me gustaría que se de la oportunidad de hacer algo en radio, por ejemplo, con los ejes de los que hablaba más arriba. Lo que no existe, se construye, se tarde más o menos, y si no, se lucha, que ya es bastante como camino. Abrazo, Berenice.


  17. Berenice:
    Yo también creo que se pueden construir espacios, pero lo veo complicado, lo que no quiere decir que sea imposible.
    Saluditos,

    Federico


  18. HAGAMOS ALGO
    ¿Qué tal una comunidad virtual? Ya se vio el tremendo impacto que tuvieron algunas comunidades de bloggers en la cuestión del canon… ¿Por qué no armamos algo así en torno al jazz?


  19. ¿Utilizando algún espacio como Facebook, o creando un blog “comunitario”?


  20. La propuesta es interesante. Pero también seria impresionante que las escuelas tuvieran talleres para la dufusión de la música a traves del jazz, tan lúdico desde su existencia.


  21. Federico, algo así, charlémoslo.


  22. Federico veo que en las escuelas primarias han implementado, algunas, talleres de radio.
    Esta idea de encontrar un espacio lúdico me parece intersante para la apertura del niño o adolescente en la ejercitación de la escucha.


  23. Sin duda la radio es un instrumento interesante, pero si bien un taller de radio hoy se puede implementar con muy poco dinero, creando una “radio falsa” o laboratorio, otra cosa es poder emitir al aire.


  24. Seria muy utópico pensar que las radios del Estado podrián prestar un espacio, necesario, para implementar o contribuir a la educación.
    Hablo de radio, ya que me parece interesante, inculcar la expresividad en la lectura del niño, tan importante par la comprensión.
    El tema radica en aprender a escuchar, elemento casi perdido de nuestro tiempo.


  25. Elena, hay miles de radios en “el aire”, muchas ni siquiera con habilitación para emitir, algunas podrían colaborar si existiera un proyecto concreto.
    Por otro lado, creo que no es utópico que las radios Estatales abran espacios a la experimentación, lo utópico sería que lo instrumente el Gobierno Nacional, pero está en nuestras manos presionar para que así ocurra.
    De todas formas, esto se inserta en definir una política de radiodifusión completamente diferente a la actual, no es casualidad que todavía esté en vigencia la Ley de Radiodifusión puesta en práctica por la dictadura militar, y que ningún gobierno, u oposición, hayan movido un dedo para modificarlo.


  26. si totalmente de acuerdo. en la Escuela de Ciencias de la Información de la U.N.C, existe una radio, donde su programción es muy diversa, culturalmente hablando, pero los ministerios no dan bolilla y se lucha, es a pulmón todo.
    En radio Nacional Córdoba, nadie suma interes por nada.
    Es lo que vivi yo.


  27. Una ve más yo.
    quiero contarles que en la ciudad de Córdoba todos los jueves en un pub desde hace tres temporadas muchos se quedan afuera en las jam sessions a cargo de la banda ES LO QUE HAY, hay un despliegue de fiesta con una serie d emusicos invitados y cualquier persona del público que sepa interpretar un instrumentos.
    Esto me pone muy contenta y queria transmirselos a uds.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: