h1

Impresiones jazzísticas (y otras) de una porteña en el Santiago querido, vivificado.

enero 16, 07

Invitada para participar en el IV Congreso de la Sociedad Chilena de Musicología, que se realizó en Santiago entre el 10 y el 12 de enero pasados, me apresté a reencontrarme con esa santiago-cordillerahermosa tierra de gente tan hospitalaria -tanto que conmueve hasta las lágrimas- a la que no visitaba desde hacía por lo menos quince años.
Como leí hace poco en unas crónicas de viaje publicadas en un diario, jamás una visión foránea puede abarcar un panorama completo del país o ciudad hacia donde se emprende el viaje. Ni siquiera uno escueto, sesgado, casi nada. Sin embargo, varias cosas llamaron mi atención, que a continuación enumero:
– La actividad jazzística pareciera ser profusa. Además del circuito de clubes, más o menos similar al nuestro pero con alguno que otro más, se suma un importante calendario de festivales de jazz -llegué a contar siete u ocho por año, aunque puede que sean más, contando también las regiones aledañas- que abarcan las propuestas más institucionalizadas y/o comerciales pero también las que se realizan en forma autogestionada por grupos de artistas, tanto en la zona céntrica como en las periféricas de Santiago.
– Entre éstas, tuve referencias y pude escuchar a la orquesta Pincoyazz, con base en la comuna de Pincoya, una suerte de experiencia popular y outsider en la música, que recrea los usos de la orquesta de jazz del Santiago de las décadas del ’30 y ’40 como música de celebración y baile. Pero la Pincoyazz es vehículo de una voz popular que habla de pobreza y marginación, de los perdedores del modelo neoliberal, al que denuncia.
– Otra experiencia, pero en el ámbito educativo, es la orquesta Conchalí Big Band, que se inició como asociación sin fines de lucro y que acaba de obtener apoyo estatal, luego de años de trabajo, para convertirse en escuela municipalizada. Desde hace tiempo forma adolescentes de bajos recursos en música orquestal popular, con énfasis en el jazz. Pero también la Conchalí se propone llevar la enseñanza a otras áreas de la música y las artes en general. La orquesta se presenta en el circuito jazzístico, eventos privados, y también es convocada por el área de Cultura para grandes conciertos como el que dio el fin de semana pasado junto a la cantante Claudia Acuña (chilena, residente en EEUU, con tres discos en Verve) en un parque público con entrada libre.
– Hablando de enseñanza, además de las variadas escuelas privadas (pude conocer la Escuela Moderna de Música, originariamente dedicada a la música académica pero que hace ya quince años incorporó la popular) de gran infraestructura y recursos, es la Universidad la que cobija la enseñanza artística pública. Esto trae como correlato, en virtud de una importante valoración académica, diversas posibilidades tales como la intervención en actividades de extensión de la Universidad a través de conciertos, festivales propios, edición de discos, becas, etc.
– También me resultó llamativo los cruces entre la Universidad de Chile y la Universidad Católica, con intercambio de docentes e investigadores, y desarrollo de actividades comunes.
El IV Congreso de la Sociedad Chilena de Musicología dedicó una de sus mesas de ponencias a la música popular -en donde participé-. Otros trabajos sobre músicos o investigadores en música popular atravesaron el resto de las mesas, con ejes en otros tópicos.
– La ley de mecenazgo existe en Chile desde hace varios años. Si bien, según nos han dicho, es seguramente mejorable, el marco legal es propicio para que además de interés filantrópico la cultura despierte interés comercial, ya que el apoyo de las empresas es deducible de impuestos.
– Pero, obviamente, no toda la actividad logra sponsoreo empresarial. En ese caso el rol de las asociaciones y colectivos de artistas es crucial en la búsqueda del apoyo de organismos estatales, que otorgan subsidios a actividades no rentables.

Anuncios

7 comentarios

  1. En el 2006 me sorprendí, gratamente, jazz desde Chile. Primero fueron los chicos de Lost 4, con el guitarrista Alvaro Zavala y el saxo de Melissa Aldana, pocas semanas después un amigo me prestó dos discos del sello Vértice Records: Mickey Mardones “Mickey Mardones da gracias a la vida. Homenaje a Iquique y Antofagasta” (2006) y Sebastián Duplaquet, “Sueños” (2005), ambos trabajos editados por este sello, pero con apoyo oficial, si señor, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Fondo para el Fomento de la Música Nacional, Ministerio de Educación. Y no es Japón, están acá, “saltando” la Cordillera, excelente jazz, excelentes músicos.


  2. En efecto, Federico. Lamentablemente mi corta estadía de escasos tres días me ha impedido ver y escuchar más, pero me he traído como obsequio de los amigos de allá una pila de discos para escuchar y comentar. A propósito de los debates actuales, como por ejemplo el que se suscita en el blog Por el bien de la música, en donde algunos insistimos en la necesidad de organización propia, unión de esfuerzos, y desarrollo de necesidades comunes y propias, los amigos de Chile tienen bastante que enseñarnos.


  3. Bueno, espero puedas organizarte e ir contando algo sobre la música que trajiste de Chile. En cuanto a la “escena local”, en verano sabemos que las cosas suelen entrar en un extraño limbo, veremos que pasa.


  4. Hola holaaa soy alvaro zavala
    y me he encontrado con este sitio que esta ree bueno
    nada , solo queria pegarme una posteadita,
    que buena onda encontrarme con este sitio

    chauuuuuuuu


  5. es que esta muy bueno
    eso de cuando pisas el nombre
    y se habre la pestaña con el sitio
    esta ree buenoooo

    chauuuuuuuu


  6. Hola, Alvaro, un placer que hayas dejado tu comentario. Te cuento que he podido escuchar tu disco en quinteto que tan amablemente me facilitó Miguel Vera Cifras. Debo el comentario, que próximamente subiré. Si gustas, mándame más información sobre ti para acompañar el review. Un gran abrazo.


  7. El año pasado descubrí a Lost 4, realmente fue una agradable sorpresa. En particular me llamó la atención la calidad de Alvaro Zavala en guitarra y Melissa Aldana en saxo, por supuesto el resto de la banda no se queda atrás.
    Recomiendo escucharlos, de todo corazón.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: