h1

Falleció Nano Herrera, periodista y promotor del jazz en Argentina

abril 8, 09

Quienes tuvimos el honor de conocerlo sabemos que se trata de una gran pérdida, Nano Herrera fue un fenomenal militante del jazz, tal como dice Humphrey Inzillo más abajo.

Aunque podía tener sus preferencias, como todo el mundo, escuchaba a todos los músicos. Siempre se dejaba caer por los boliches para saber en qué andaba tal o cual, de qué se trataba ese proyecto nuevo, o quién era esa joven promesa de la que había escuchado hablar. Mantuvo por años su programa en Radio Nacional, combinando el periodismo con la producción y la melomanía. En el Jazz Club dio también un par de conferencias sobre Historia del Jazz.

La última vez que lo vi, fue cuando concurrió a acompañarme en una presentación sobre el Mono Villegas, el Chivo Borraro y Rubén Barbieri en el Centro Cultural Rojas, hace poco más de un año. Me dio mucha alegría verlo, ya que entre las fotografías que se exhibieron había una de él con Julio Cortázar y el Gato Barbieri, que me facilitó Fernando Gelbard. Supongo que le habrá gustado, se lo veía contento.

cortazar1

Reproduzco a continuación la nota de Inzillo en la Revista Rolling Stone:

07.04.2009 | 19:45

El adiós a Nano Herrera

A los 73 años, falleció Nano Herrera, personaje emblematico del jazz en Buenos Aires y, entre otras cosas, promotor del encuentro entre Julio Cortazar y el Gato Barbieri.

Por la presencia que imponía su altura, Nano Herrera era literalmente ineludible. Durante más de seis décadas, su inconfundible silueta (de alguna manera hitchcockeana) se recortó en la antesala de cada uno de los eventos jazzísiticos de Buenos Aires y, también, en diversos festivales del interior de la Argentina y, muchas veces, fronteras afuera del país.

“Nano estaba en todos lados” me decía mi padre cuando hace un rato comentábamos por teléfono, conmovidos y compungidos, la reciente y dolorosa noticia de su muerte, esta tarde, la de un siete de abril que marca un triste mojón en la historia del jazz argentino. Personaje emblemático de la noche porteña, en tiempos de bravas internas, Nano frecuentaba (igual que algunos pocos) el tradicional Hot Club y el vanguardista Bop Club. Su amor incondicional por el jazz en cualquiera de sus formas trascendía esas miserias estéticas que denominaba a la corriente moderna (o viceversa) como “la contra”, como si la genialidad de Bix o Armstrong fuera incompatible con la de Parker o Coltrane.

Nano militaba en el Círculo Amigos del Jazz pero, por sobre todas las cosas, militaba por el jazz y por sus músicos, a los que siempre les caía en gracia. Nano se hacía amigo de los músicos, y en algunos casos colaborador, como productor (incluso colaboró con Chapter One: Latin America del Gato Barbieri, convocado por su prestigioso director -y productor- Ed Michel. Y también fue el promotor del histórico encuentro entre el escritor Julio Cortazar y Barbieri, una tarde a principios de los setenta, en una habitación en el Hotel Alvear de Buenos Aires.

De Herbie Hancock a Hermeto Pascoal, y de Wynton Marsalis a Danilo Perez, entre tantísimos músicos, fue anfitrión y compinche instantáneo en sus visitas a Buenos Aires. Condujo varios programas de radio, y su labor fue reconocida con un par de premios Martín Fierro a fines de los 90. Una de esas veces, lució con un gorro blanco con visera y una impresión de la palabra “Jazz” en letras gigantes, que le pidió prestado a mi padre y que le dio (aún más) visibilidad cuando subió a recoger el premio.

La última vez que lo vi a Nano Herrera fue en el Centro Cultural San Martín, en la sala Enrique Muiño, antes (o después) de uno de los conciertos del ciclo Jazzología, que organiza mi padre, martes tras martes, desde hace veinticinco años. Me contó una anécdota sobre el casamiento de mis padres que hoy recuerdo con mucha simpatía y, claro, con un poco de dolor. El dato es significativo no sólo por la cercanía que tuvo en mi historia personal, sino porque sintetiza su espíritu, la de un cazador y protagonista de anécdotas extraordinarias y llenas de swing.

Por Humphrey Inzillo

9 comentarios

  1. […] nota completa en ►jazz club […]


  2. que tristeza me da.


  3. Sin duda es complicado contar la historia del jazz en Buenos Aires dejando a un lado a Nano Herrera, y aún más complejo si a quien no sabe de que hablamos le decimos que no, que no hablamos de un músico.
    Mucho que ver con el jazz local, y otro tanto con visitas memorables, como la de Charles Mingus.
    Gracias Nano, gracias por el jazz…


  4. Gracias por lo que nos diste y por lo que compartimos personalmente como ser humano y hombre de jazz.Muchas gracias Nano.


  5. Estimados amigos en la música de jazz. Hace tres años conocí a “Nano” Herrera en Notorious,fue una noche mágica y comparti con el una noche de jazz y despues le hice una nota para mi programa “El Mundo del Jazz” de la Universidad Católica de Sgo. del Estero. Me contó anégtas sobre Hugo Díaz y Domingo Cura.Después nos seguimos comunicando por e mail.Quede maravillado por su sencillez y su afabilidad. Mucha tristeza me causó la noticia de su muerte (aunque estas personas nunca mueren).El ara parte del jazz de Argentina y tenia una gran bondad. Me envió una foto de Hugo Diaz del año 1968 en donde Hugo aparece dándole la mano a Tommy Flanagan y al trío de Ella Fitzgerald despues de actuar en el Gran Rex. Esa foto aparece en la película sobre Hugo Díaz. En fin…otro hombre bueno que se nos va y que nunca voy a olvidar.

    José Manuel Achával
    “El Mundo del Jazz”
    F.M. radio Estudio Uno
    Universidad Catolica de Sgo. del Estero


  6. …recuerdo, luego de un amor perdido… asistí a esas ponencias, y allí estaba con el fats Fernández. Una gran pérdida. Saludos,Facundo, Sociólogo jazzópata.


  7. Desde Rio seguia teniendo contacto con esta importante figura de la música argentina, un amigo que Dios puso en mi camino , y con quien compartimos muchas noches de jazz en Buenos Aires y Punta del Este. Mil anécdotas, mil carcajadas, mil músicos, mucha música, el mundo de Nano. Una pérdida enorme.
    Paulo Nunes


  8. Pelo pouco que o conheci, considero que foi uma figura emblemática do jazz argentino. Teve um papel fundamental como comunicador e divulgador no que se fazia de qualidade nas áreas instrumental e vocal do jazz, sem esquecer, é claro, que também foi um grande polemista.


  9. hoy pusé de casualidad un casette de algunas grabaciones de años atrás de la radio y dije voy a ver que hay de nano herrara en google. Siento una tristeza enorme al haberme enterado de la partida de quien yo consideraba y yo no era el unico al parecer, el mas entendido en lo que a jazz y bueno gusto se considera.
    yo tenia 15 o 16 años (no puedo decirlo con certeza) , cuando escuchaba “Alrededor de medianoche con Nano Herrera”. Tal era la magia de la musica que ponia que hoy en dia todavia tengo y guardo esas grabaciones en casete que para mí no tienen precio.
    Un saludo enorme de despedida a un gran compañero de “medianoche”.

    Damián Lodi



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: