Posts Tagged ‘Ley de la Música’

h1

Salió Living Jazz Nro. 4!

julio 9, 10

Living Jazz Nro. 4

Informe Especial sobre Ley de la Música: La Ruidosa Música de la Ley, por Ricardo Carossino

Opinión: Cuánto cuesta la producción de un disco independiente, por Máximo Rodríguez

Columna: Por qué el jazz no estuvo en el Bicentenario, por Berenice Corti.

 Dossier: Billie Holiday

CLICK AQUI

h1

La música en vivo en la Buenos Aires post Cromañón

mayo 14, 10

Redefiniciones culturales en la Buenos Aires post Cromañón

El debate sobre el vivo de la música independiente

Por Berenice Corti

Ponencia presentada en el VIII Reunión de Antropología del Mercosur, Buenos Aires, UNSAM, noviembre de 2009.

Resumen:

Entre las implicancias culturales derivadas de la tragedia de Cromañón se encontraron aquellas que transformaron el sentido de la música en vivo de la ciudad de Buenos Aires en una actividad objeto de políticas de seguridad y de una mayor mercantilización, desplazando los debates hacia el interior del campo cultural de los aspectos relativos a cuestiones políticas, artísticas o culturales, hacia aquellos que refieren a una mera justificación o rechazo a su existencia, sobre todo en relación al circuito independiente.

Este proceso se produce en el marco de una redefinición más amplia de la actividad cultural en contextos de globalización, lo que ha llevado a que muchos de los debates referidos más arriba se estén produciendo en términos de lo que aparece como actual o anacrónico.

Es objetivo de este trabajo entonces realizar un análisis crítico de los debates producidos entre los diferentes actores –organizaciones de músicos, cámaras, legisladores- y de la manera en que éstos se plasman en acciones políticas y legislaciones, de modo de ofrecer una lectura comprensiva de las transformaciones producidas en el campo cultural musical independiente de la ciudad de Buenos Aires.

ARTICULO COMPLETO CLICK AQUI

Foto: Jam de Belgrano por Marcela Casarino.
mhcasarino@gmail.com
http://www.marcelacasarino.blogspot.com

h1

Ley de la Música: el momento es ahora – Por Berenice Corti

mayo 7, 10

Publicado en Living Jazz Nº 3

Ya en nuestra columna del número 1 de Living Jazz hacíamos mención a la formidable oportunidad que representa el debate sobre la Ley de la Música en función de garantizar los derechos culturales de la sociedad y los derechos de los artistas y trabajadores de la música.
Son conocidos los beneficios económicos y de difusión que otorgan espacios como el Instituto Nacional de Cinematografía o el Instituto Nacional del Teatro, o herramientas como las leyes de fomento por actividad. En la música nada de esto existe.
Así, cuando no hay protección de los ciudadanos el más fuerte es el que impera. Los músicos que se inician deben someterse a condiciones de explotación (el conocido “pagar para tocar”). Los que logran consolidar una trayectoria, muchas veces deben asumir los costos de una actividad que puede pagar de todo -o casi todo: alquileres, impuestos, salarios- pero no el esfuerzo y la calidad de los que generan el hecho cultural, y con ello, una actividad económica que deviene en compras de insumos, campañas de prensa, movimientos turísticos, organización de giras y toda una serie interminable que contribuye a consolidar las llamadas industrias culturales, cuyo germen sólo fue sostenido en base al esfuerzo personal y particular. Es hora de que el Estado y la sociedad reviertan esto.
Una Ley de la Música, vistos los proyectos en danza, deberá permitir que las propuestas artísticas autogestionadas -de manera prioritaria- puedan ser llevadas adelante con el apoyo del Estado, que es quien debe garantizar la circulación diversa de los productos culturales a través de redes alternativas y diferenciadas del mercado. Deberá también establecer reglas claras para los espacios de música en vivo: no se les podrá exigir una autorización especial -a la sazón, discriminatoria, como lo demostró la Unión de Músicos Independientes- pero sí un compromiso con la actividad para esperar beneficios impositivos, por ejemplo. Y los músicos tendrán las herramientas para encuadrar su actividad según se trate de una contratación o de una producción independiente.
Nuestra activa intervención en estos debates aparece como indispensable para modificar esas penurias que artistas y muchos de los implicados en la actividad musical, en mayor o menor medida, han sufrido o continúan padeciendo. Nadie lo va hacer por nosotros.

* Investigadora en Música y Cultura. Fue productora independiente de conciertos de jazz.

h1

Salió Living Jazz Nº 3

abril 27, 10

Especial Dossier Django Reinhardt, con Sergio Cirigliano y Ricardo Pellican

Entrevista a Oscar Feldman, por Ricardo Carossino

Festejos: 10 años de Radiomontaje

Opinión Ley de la Música: El momento es ahora, por Berenice Corti.

CLICK AQUI

h1

Los derechos de las discográficas no son los de los músicos ni los de la sociedad (aunque nos lo quieran hacer creer)

febrero 22, 10

Publicado ayer en Página 12

MUSICA › LOS DERECHOS DE LAS COMPAÑIAS DISCOGRAFICAS SE PROLONGAN DE 50 A 70 AÑOS

Cuestiones sobre el dominio público

La nueva ley no fija ninguna responsabilidad para los sellos respecto del material cuyo derecho invocan. Especialmente para aquellos discos que mantuvieron durante años fuera de catálogo.

Por Diego Fischerman

La Cámara de Diputados convirtió recientemente en ley un proyecto presentado por el Senado, que prolonga de 50 a 70 años los derechos de las compañías fonográficas sobre los discos que alguna vez editaron. La ley hace pensar, inmediatamente, en el triunfo de propietarios legales sobre inescrupulosos usurpadores, en la protección a las ediciones “oficiales” por sobre las “piratas” y, obviamente, en el respeto a la obra de los artistas en lugar del más salvaje de los saqueos. Y así fue festejada por destacados músicos. En los fundamentos se dice, por ejemplo: “Un caso claro y paradigmático es el primer álbum fonográfico interpretado por Mercedes Sosa, titulado La voz de la zafra, publicado en 1961, que caería en el dominio público en el inminente 2011, si la legislación no fuera modificada como aquí se propone”. Y, más allá del error en cuanto a los alcances de la ley anterior (el disco habría entrado en el dominio público en 2012, una vez que los cincuenta años desde su edición original se hubieran cumplido), el ejemplo propuesto por el senador José Pampuro es paradigmático, aunque por razones sumamente diferentes de las enunciadas.

Si el senador hubiera conocido algo sobre el tema, se habría percatado de que la nueva ley prolonga los derechos de la compañía que, precisamente, mantuvo ese disco fuera de catálogo durante la friolera de cuarenta y ocho años. Un período que, por otra parte, podría presumirse mucho más largo si la muerte de Mercedes Sosa no hubiera llevado a los directivos de Sony a rebuscar en su catálogo el único disco de esa cantante que había sido editado (y nunca vuelto a publicar) por RCA, de la que es actual propietaria. En los fundamentos se mencionan también los primeros discos de Sandro (parece que veían venir el negocio), de Palito Ortega y Violeta Rivas. El problema es que la ley, que nada tiene que ver con los derechos de autor, es la mera extensión de un contrato (un convenio entre dos partes) aunque, en este caso, con una sola parte contemplada. Es decir que no fija, para las casas discográficas que presionaron para retener los derechos sobre unos pocos títulos y artistas a los que asignan valor comercial, ninguna responsabilidad ni deber con respecto a ese material pero, sobre todo, a aquel que no reviste para ellos ningún interés pecuniario pero forma parte del patrimonio cultural de la humanidad.

No cabe mucha duda de que los sellos seguirán editando a Sandro, al Club del Clan y, dentro del tango o el folklore, a Los Chalchaleros, a Troilo, a D’Arienzo y alguno más. Pero, de no haber ninguna ley complementaria que establezca los deberes que esa extensión del derecho debería conllevar, las consecuencias de la ensalzada norma serán la desaparición del mercado de todo aquello que los sellos jamás quisieron reeditar. Sin una reglamentación complementaria, la nueva legislación derivará en la convalidación del derecho de las compañías a no editar determinados discos y en la imposibilidad de obtenerlos por parte de los potenciales interesados. Una somera evaluación de antecedentes revela, por ejemplo, que Universal, actual propietaria de Philips, nunca editó en CD la mayoría de los discos originales de Mercedes Sosa, mantiene fuera de catálogo el segundo volumen de la Historia del Tango por Astor Piazzolla, tiene inédito su Veinte años de vanguardia con sus conjuntos desde hace nada menos que cuarenta y seis años, y jamás publicó el Romance de la muerte de Juan Lavalle, de Eduardo Falú y Ernesto Sabato. EMI nunca editó en CD los discos originales del Sexteto Mayor y relegó las geniales grabaciones de Troilo para Odeón a un disco llamado From Argentina to the World, donde no se consigna absolutamente ninguna información y, para peor, de las 24 piezas registradas por la orquesta entre 1957 y 1959 incluyó, arbitrariamente, sólo 20. El dominio público es el de todos. El que acaba de refrendarse, si no se lo corrige de alguna manera, será el del perro del hortelano.

El caso de Mercedes fue utilizado en los fundamentos.
Imagen: Eduardo Grossman
h1

El Sonido de la Vida: La música como derecho cultural – por Berenice Corti*

diciembre 11, 09

Columna publicada en el número 1 de la revista digital Living Jazz, noviembre de 2009.

El incendio en el local República de Cromañón, cuyas circunstancias arrojaron el dramático saldo de 194 muertos y 700 heridos mientras se realizaba un recital de rock, aceleró y evidenció además los profundos cambios que venían produciéndose en el campo de la cultura, en especial en relación a la práctica de la música en vivo. Por un lado, se pusieron en primer plano las cuestiones de seguridad de los espacios físicos, adjudicándosele a la actividad musical una peligrosidad intrínseca en lugar de buscar sus causales en la lógica del lucro sin límites y la ausencia del Estado. Por el otro, hoy puede constatarse que el modelo autosustentable de la cultura se vuelve imposible sin el apoyo de la sociedad, a riesgo de ser absorbido por la dinámica mercantil que nada se implica en derechos culturales y problemáticas estéticas.
En tanto sólo el productivo, el rentable y el seguro están habilitados para practicar la música en vivo, no sólo han desaparecido espacios para tocar sino también se han concentrado las manos que los ofrecen, a tono con los procesos transnacionales del negocio de la música y el regreso de las políticas desdeñosas de la cultura pública.

En este contexto, los proyectos de Ley de la Música ponen en el tapete diversos aspectos tales como la desalarización y la precarización de la actividad, las alternativas de autogestión, el impacto de la digitalización de la música o el rol del Estado en la política cultural.
Así, saltan a la vista las brechas existentes entre las condiciones de producción de la cultura y los derechos culturales consagrados por las legislaciones nacionales y locales. El debate en ciernes sobre la ley constituirá una nada despreciable oportunidad para comenzar a zanjar esas distancias, desnaturalizándolas. La cultura es un derecho y no una opción de mercado, accesible sólo a los que pueden pagarla o en tal caso, consumirla. Todos podemos hacer y practicar, asistir a la música y disfrutarla. Es un derecho cultural que debe ser protegido y promovido en toda su diversidad.

* Investigadora en Música y Cultura. Fue productora independiente de conciertos de jazz.

h1

Asamblea por la Cultura – Lunes 5 de octubre

octubre 2, 09

POR UNA CULTURA PARA TODAS Y TODOS

Porque el gobierno de Macri

Profundiza la política de privatización de la cultura.

Concibe a la cultura como mercancía.

Niega el derecho al acceso a la cultura a la mayoría de la población

Atenta contra las condiciones dignas de trabajo.

Profundiza la precarización laboral de los trabajadores de la ciudad

Sostiene una política sistemática de clausura, cierres y desalojos de los espacios culturales, sociales y comunitarios.

Persigue a los artistas callejeros y artesanos e impide el uso del espacio público.

Por ello, trabajadores de la cultura, vecinos autoconvocados, asambleas y centros culturales barriales, organizaciones sociales, culturales y sindicales nos constituimos como ASAMBLEA POR LA CULTURA y convocamos a movilizarnos el 5 de octubre a las 16 horas frente a Harrods (Paraguay y Florida), donde se inaugurará el Festival Internacional de Buenos Aires.

Invitamos a participar al conjunto de los trabajadores de la cultura y a la población en general que hoy sufre las nefastas políticas de Macri en salud, educación, vivienda y represión.

POR EL DERECHO AL ACCESO A LA CULTURA DE TODA LA POBLACION.

POR MAYOR PRESUPUESTO PARA CULTURA EN LA CIUDAD BAJO CONTROL DE LAS ORGANIZACIONES DE TRABAJADORES Y DE ARTISTAS.

POR EL DERECHO DE LOS ARTISTAS A SER RECONOCIDOS COMO TRABAJADORES.

NO MAS TRABAJO EN NEGRO Y PRECARIO.

EFECTIVIZACION DE LOS TRABAJADORES CON PASE A PLANTA PERMANENTE.

NO MAS DESALOJOS Y REAPERTURA DE LOS CENTROS CULTURALES BARRIALES, SOCIALES Y COMUNITARIOS.

“POR LA PARTICIPACION DE LOS VECINOS EN EL DISEÑO Y EVALUACION DE LAS POLITICAS CULTURALES, EN BASE AL PRINCIPIO DE DEMOCRACIA PARTICIPATIVA”, COMO SEÑALA LA CONSTITUCION PORTEÑA.

EL DERECHO A LA CULTURA ES UN BIEN DE TODOS TAN ESENCIAL COMO LA SALUD Y LA EDUCACION.

Teatro Colón:

Parar con los despidos y persecuciones, reapertura inmediata del teatro con todo su personal al momento del cierre.

Dirección General de Música:

Por una programación de calidad, aumento de salarios, por la reparación del Anfiteatro Mataderos, mayor presupuesto, insumos, personal, para que la música vuelva a los barrios.

Complejo Teatral Buenos Aires:

Por salarios dignos para los actores, por el cumplimiento de la programación presupuestada, y contra los contratos de locación de obra y servicios.

La Calle De Los Títeres:

No se le pagó el total del subsidio asignado, se exige la urgente reapertura del auditorio en el Centro Cultural del Sur.

Vecinos por el 25 de Mayo:

Por el cumplimiento efectivo de la gestión consensuada del teatro con los vecinos.

Banda Sinfónica Municipal:

Exigen el reintegro de los músicos en sus cargos, que sean contratados anualmente, y que se reparen y provean los instrumentos necesarios para la continuidad de la actividad.

Asamblea de Flores:

Espacio recuperado (cooperativa de vivienda y centro cultural y social), en peligro de desalojo.

Centro Comunitario La Casa:

Espacio recuperado en peligro de desalojo.

Cirko Trivenchi:

Centro Cultural Alternativo circense con orden de desalojo

Centro Cultural del Sur:

Su auditorio fue clausurado por el gobierno a causa de que el propio gobierno no realizó las reparaciones. Se redujeron los talleres y suspendieron espectáculos.

Centro Cultural y Social Almagro:

Desalojado violentamente.

Casa de la Cultura Compadres del Horizonte:

Clausura del salón en el que tocaban grupos musicales, con ese ingreso sostenían el merendero y las actividades para el barrio.

Escuela de Artes Manuel Belgrano:

Los alumnos resisten su vaciamiento.

Impa – La Fábrica Ciudad Cultural:

Con orden de desalojo.

Huerta Orgazmika:

Violentamente desalojada de las vías del FFCC Sarmiento.

Talleristas de los Centros Culturales Barriales de la Ciudad:

Llevan varios meses sin cobrar.

Corralón De Floresta:

Por su recuperación para los vecinos.

Grupo de Cine Libre de Parque Rivadavia:

Mediante la UCEP (Unidad de Control de los Espacios Públicos) y la policía intenta impedir que continúen las actividades culturales.

 

ASI NOS TRATA MACRI

TRABAJADORES DEL TEATRO COLON – ASOCIACION ARGENTINA DE ACTORES – COOPERATIVA LA CALLE DE LOS TITERES – DIRECCION GENERAL DE MUSICA – BANDA SINFONICA MUNICIPAL – ACTORES DEL COMPLEJO TEATRAL BUENOS AIRES – ASAMBLEA DE FLORES –  VECINOS POR EL 25 DE MAYO – CORRALON DE FLORESTA – COLECTIVO SALPICON – LUCHARTE – COMPADRES DEL HORIZONTE – CENTRO CULTURAL DEL SUR – CENTRO COMUNITARIO LA CASA – PEÑA LEGUERA – RED DE CULTURA DE BOEDO – CONSEJO GRAL. DE SALUD MENTAL – MURGAS – CTA CAPITAL – CENTRO DE GRADUADOS DE LA EMAD – UTE-CTERA – ASAMBLEA VECINAL COGHLAN – BARRIOS DE PIE – PROYECTO SUR – MESA DE CULTURA – CARTA ABIERTA – CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACION – BUENOS AIRES PARA TODOS – COMISION TODOS POR LA PLAZA DE BOEDO – UMI (UNION DE MUSICOS INDEPENDIENTES) – ESTUDIANTES AUTOCONVOCADOS DE GESTION DEL ARTE Y LA CULTURA – JUVENTUD DE ACTORES – ORGANIZACIONES SINDICALES ASAMBLEA POR LA CULTURA

ADHESIONES: asambleaporlacultura@hotmail.com

procultura